Supervisar a los clientes y proveedores

Algunas normas simples seguir :

- Velar por otorgar plazos de pago a la clientela. Es conveniente, siempre que sea posible, evitar conceder plazos suplementarios sin haber realizado, previamente, el cálculo de los costes y la incidencia sobre la tesorería. Cuanto más se alarguen los plazos, más aumentará la necesidad del fondo de operaciones ! Existe siempre una "mala buena razón" para estar de acuerdo con los clientes en el retraso de un pago. Ahora bien, la experiencia prueba que la empresa más suave con sus clientes es quien atrae más a la mala clientela.

- Organizarse para facturar rápidamente. Una mala organización interna puede retrasar la facturación de algunos días, creando así “créditos invisibles”, que también generan desfases de tesorería.

- Establecer un sistema de "recuperación-cliente" para seguir, eficazmente y sobre un calendario, a quienes "olvidan" pagar a tiempo.

- Comprobar los plazos de entrega de los proveedores intentando diversificar las fuentes de suministro.

- Por ultimo, y según el tipo de actividad ejercida, supervisar la salud financiera de los proveedores estratégicos, para evitar rupturas de suministro, así como la de algunos grandes clientes para reducir, en la mayor medida posible, los impagos.

 

 


    

 

Creación de empresa