Limitar los gastos fijos

Remuneraciones demasiado importantes, oficinas desproporcionadas con los "medios" de la empresa, facturas excesivas, distintas suscripciones, etc. Es importante, durante la fase de comienzo de la empresa, limitar los gastos fijos. Es pues preferible descartar temporalmente los gastos que, aunque valorados como útiles, no son indispensables para la actividad en la fase de comienzo.

Si comienzan solos, puede que no sea útil alquilar locales profesionales, tienen la posibilidad de ejercer su actividad en su domicilio. Si la presencia de un local es indispensable para el ejercicio de su actividad, las incubadoras de empresas ofrecen locales profesionales a tarifas ventajosas y permiten, en particular, la conexión a una red con los jefes de empresas presentes en la infraestructura.

No prestar suficiente atención al conjunto de los gastos implica numerosos riesgos, como el riesgo de no buscar reducirlos, el riesgo de no darse cuenta de un desgaste en la situación financiera de la empresa y el riesgo de fijar precios demasiado bajos que generarán perdidas.

 

 


    

 

Creación de empresa