Las tarjetas de crédito, debito y de retiro

El pago de las compras de la vida diaria puede efectuarse con tarjetas de pago. Asociadas a un préstamo, son un medio fácil de recurrir al crédito. En esta facilidad que a la vez también es un verdadero peligro, conviene ser especialmente prudente, sobre todo si la tarjeta está vinculada a un préstamo renovable. Recurrir a un préstamo no es una operación insignificante. Deben siempre reflexionar sobre las consecuencias futuras antes de comprometerse, incluso para préstamos de escasa importancia.

 

 

Son cada vez menos las personas que se interesan por el tamaño de los contratos que les proponen, ya que la mayoría tiene la tendencia de no ver las diferencias entre los distintos medios de pago por tarjetas puestas a su disposición por un banco o algunos organismos financieros. Ahora bien, existen varios tipos de tarjetas de pago que tienen características diferentes. Las cuales les presentamos a continuación.
 


La tarjeta de crédito
La tarjeta de crédito esta asociada a un crédito permanente (también llamado crédito renovable). Las utilizaciones de la tarjeta son acumuladas en una reserva de crédito que es reconstituida por reembolsos mensuales.

La tarjeta debito
La tarjeta debito permite efectuar retiros en efectivo y regular compras y servicios.

La tarjeta de retiro
La tarjeta de retiro permite retirar dinero en efectivo en los cajeros, pero no da la posibilidad de pagar compras.